El Antiguo Colegio de San Ildefonso es uno de los edificios más representativos de la Ciudad de México. Construido en el siglo XVIII, fue el hogar de una de las primeras órdenes educativas en llegar a Nueva España.

Compañero de guardia del Templo Mayor y de la Catedral Metropolitana, el Antiguo Colegio de San Ildefonso es uno de los edificios más representativos de la Ciudad de México. Construido en el siglo XVIII, fue el hogar de una de las primeras órdenes educativas en llegar a Nueva España: los jesuitas.

Ejemplo de la arquitectura barroca en el país, este espacio ha albergado un sinnúmero de historias al ser, por ejemplo, el cuartel de ejércitos extranjeros en 1847 y 1862, las instalaciones de la Escuela de Jurisprudencia en 1833 o de la Escuela de Medicina en 1867 hasta que, durante el gobierno de Benito Juárez, se convirtió en la sede de la Escuela Nacional Preparatoria, una misión que concluyó en 1980, con la graduación de su última generación.  

Reabierto en 1992, el edificio, con sus tres niveles, se divide en dos áreas: la primera, con tres patios, pertenece a su primera etapa de construcción en el siglo XV; la segunda, a una época más reciente fruto de las restauraciones realizadas entre 1907 y 1931. En esta última etapa, el Colegio adquirió su identidad como un punto de diálogo para el pensamiento. Sus nuevos espacios están impregnados del espíritu liberal, sediento de conocimiento.

El mejor ejemplo de esto se encuentra en sus muros y techos, testigos valiosos del trabajo pictórico realizado por los muralistas más importantes de México como José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Fermín Revueltas, Diego Rivera, Fernando Leal, Jean Charlot y Ramón Alva. Sus más de 30 murales se complementan con el decorado de 20 óleos de su salón “El generalito”, con su sillería de escultura novohispana y con sus vitrales alemanes que rodean un imponente patio custodiado por los bustos de Justo Sierra y Gabino Barreda. 

En la actualidad, con 22 salas en activo, el Antiguo Colegio de San Ildefonso es un espacio para la difusión de la cultura en la ciudad. Esta labor se ha consolidado año tras año con sus exposiciones temporales nacionales e internacionales como Darwin, apto para todas las especies (2014), Annette Messager (2011), David LaChapelle. Delirios de razón (2009) o Fernando Botero. 50 años de vida artística (2001), así como con sus talleres, conferencias, cursos y las proyecciones de su cineclub que se establecen según el tipo de exposición. Además, cuenta con #SanIldefonsoParaTodos, un programa de visitas guiadas con intérprete a la Lengua de Señas Mexicanas e información en Braille.

San Ildefonso es una pausa obligada del Centro Histórico de la CDMX, un recinto que ofrece la armonía entre la historia de sus cimientos y su propositiva oferta cultural, una actividad doblemente apasionante.


Antiguo Colegio de San Ildefonso. Justo Sierra 16, Centro Histórico. Miércoles a domingo de 10 am a 6 pm. Entrada general $50, descuento a maestros y estudiantes con credencial vigente. Martes entrada libre.