Conoce a Karina Miranda, fundadora de Danza Portando, una técnica única en el país que hace del cuerpo el vehículo de unión entre madres y padres con sus hijos e hijas.

Karina Miranda encontró en la danza una manera de relacionarse con su entorno, una unión que no sólo implicó lo corporal pues, al egresar del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), supo que su carrera profesional también podría complementarse con otro trabajo de tiempo completo: ser madre.

Así, en 1999, fundó Danza Portando, una técnica única en el país que hace del cuerpo el vehículo de unión entre madres y padres con sus hijos e hijas. Con clases lúdicas impartidas en diferentes lugares de la CDMX (como el Kiosco Morisco), enseña a los asistentes a danzar pero, sobre todo, a portar, es decir, a cargar a su bebé: “Con un lienzo de tela aprendes la posición correcta y ergonómica para sostenerlos, equilibras los ejes de tu cuerpo mientras ellos colocan sus pies en “M”, con la pelvis metida en el lienzo”.

Gracias a esta posición de exterogestación que simula el proceso fetal dentro del útero materno, los vínculos emocionales se hacen más fuertes. Es por esto que Karina diseñó un plan de trabajo en el que los ejercicios de danza se realizan antes, durante y después del embarazo, todos con seguimiento médico puntual de ginecología, pediatría, medicina del deporte y genetista pues “ninguna mamá es igual y creo que el embarazo es el momento preciso para tratar de cambiar algo en el mundo, buscar dar más amor, que los niños maduren y puedan gestar nuevas ideas”. 

Danza Portando es una actividad de inclusión social que le abre las puertas a personas con discapacidad; además, promueve la participación de toda la familia: “para nosotras es una herramienta básica: te da autonomía, decisión, empoderamiento, sin contar que compartes lo que más te gusta con tu hijo; a la par, también es un mensaje de cambio para involucrar a los hombres en la crianza de los hijos”.

Con el paso de los años, el proyecto de Karina se ha consolidado como una comunidad comprometida con el medio ambiente (pues motiva a cambiar el uso del pañal de supermercado por uno de tela), la alimentación responsable, la autogestión al vincularse con asociaciones civiles para impartir charlas y talleres pero, sobre todo, comprometida con la toma de espacios para madres y padres con sus hijos e hijas.

El mensaje sigue extendiéndose y con la llegada de Danza Portando a Colombia, Bolivia, Perú y España, Karina espera seguir aportando algo para transformar mentalidades: “Queremos que México sea un país que sobresalga por su crianza y por sus lazos afectivos".


Danza Portando. Consulta costos y ubicación de las clases en www.danzaportando.com