Fue construida en memoria de las víctimas del terremoto de 1985 en el perímetro donde se derrumbara el Hotel Regis

La mañana del 19 de septiembre de 1985 a las 7:19 am, un terremoto de 8.1 grados en la escala de Richter ocasionó grandes estragos en la Ciudad de México. Como en cualquier sismo, hubo réplicas, pero la que trajo mayores consecuencias fue la del día siguiente, 20 de septiembre, alrededor de las 7:30 pm; aunque fue de menor intensidad, originó pánico en la población, ya que las construcciones dañadas en su estructura terminaron de colapsar.

Las pérdidas materiales y humanas provocaron en la gente un fuerte sentimiento de solidaridad. La sociedad civil comenzó a organizarse rápidamente para crear albergues, centros para proveer de ropa y víveres a los damnificados, lugares dónde localizar fácilmente a las personas y controlar la búsqueda y rescate de personas atrapadas entre los escombros. Miles de voluntarios participaron en estas acciones, pues removieron con sus propias manos los fragmentos de bloques y ayudaron en todo lo que fuera posible a vecinos y a amigos, pero, sobre todo, a los desconocidos.



A un lado de la Alameda Central se encontraba el Hotel Regis el cual, entre las décadas de los años 40 y 50,  hospedó a políticos como Richard Nixon y el rey Carol II de Rumania, así como a personajes como María Félix, Pedro Infante o Frank Sinatra. Aquella mañana de septiembre, este inmueble colapsó al no resistir el movimiento telúrico.

En este espacio, uno de los más dañados de la zona, se erigió un monumento en memoria de las víctimas y damnificados: la Plaza de la Solidaridad. Creada en 1986, contiene una escultura de tres manos que sostienen un asta para representar el espíritu de solidaridad que los habitantes de la Ciudad de México demostraron el 19 de septiembre de hace 31 años. 

Hoy en día, en este sitio del Centro Histórico, acondicionado con jardineras y bancas, se observan puestos de artesanías y de comida típica así como restaurantes y cafeterías. En este mismo perímetro se encuentra el Museo Mural Diego Rivera y el Laboratorio Arte Alameda. Este memorial se llena de vida para recordar que el lazo de fraternidad entre los mexicanos perdura a través de los años.

Plaza de la Solidaridad. Juárez s/n, Centro Histórico.